Las calles bañadas de plasma

La Hiena
La Hiena

La desgracia llegó a un país donde lo bueno es malo y lo malo es bueno, cuando su presidente anunció que había que hacer algo contra la especulación.

Todo comenzó cuando el mandatario homofóbico; pero con bigotes de Mercury, hizo un llamado a sus seguidores para vaciar los anaqueles de los establecimientos donde se sospechara hubiese especulación.

Pero en ese país donde todo parece lo que no es, nadie tenía la certeza, así que todos fueron a todos lados, la seguidores de aquel presidente se convirtieron en hienas y como corriendo detrás de la presa se fueron a las tiendas.

Algunos sin un centavo se apostaron a las puertas para comprar a precios justos, poco sabían es que la Guardia Nacional De Las Hienas o como algunos le llaman “Buitres” habían pasado primero, en la nochecita, cuando creían que nadie los veía y se llevaron los mejores equipos a hurtadillas.

Así fue la cosa en aquel país donde el hambre se esconde viendo televisor, que todos vieron la oportunidad de tomar justamente uno, o como algunos exagerados dicen “robar” uno para llevarlo a casa y ver Gourment Channel porque es la única manera de ver comida cuando hambre se tiene en ese país.

En cuestión de horas el país caribeño se convertía en uno que no ha existido jamás, en algo nunca antes visto, donde el hambre es codicia, donde un iPhone es status y donde, mientras más grande es el televisor más pequeña es la mentira.

Los cazadores

Algunos cazadores con escopetas de decencia se prepararon para darle muerte a aquellas bestias, pero la locura dominaba. por lo que vi, algunos tenían cara de que no sabían lo que hacían. Porque para colmo de males en ese pobre país algunos hacen lo que hacen porque ven a otros haciéndolo, una actitud primitiva heredada de cuando se nos dio el derecho al voto.

Mi pronóstico para ese país era un estallido social, porque todos querían lujo y como el lujo es un recurso escaso, algunos iban a buscar manera de tenerlo a toda costa, quizás en el anaquel de al lado o la casa de al lado.

Pero es un desafío ser profeta en un país increíble, donde lo malo es bueno y lo malo es bueno. Los cazadores se fueron a sus casas, las hienas a sus cubiles y los buitres a sus cuarteles. Todos tenían algo nuevo en casa: dignidad, un televisor o una licuadora.

La violencia de ese día jamás será olvidada, la guerra que se desató dejó para siempre las calles bañadas de plasma.

Anuncios

Un pensamiento en “Las calles bañadas de plasma”

  1. Siempre seguí muy de cerca los mensajes del #autor. La curiosidad de ponerle un rostro al ciudadano intelectual aprendió a mezclarse con la paciencia, diafrutando y compartiendo con profundo respeto y tus reflexiones. Que bueno leerte. Estamos todos en este torbellino de mediocridad, gracias por no hacernos sentir aislados dentro de nuestras conciencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s